me gusta mi tierra
IMG_9246

Me gusta mi tierra, tierra de vinos

Tierra de gigantes, tierra de titanes. La tierra donde nace Bodegas Marisol Rubio. En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre, sí, quiero acordarme, Villanueva de Alcardete. Un pueblecito de Toledo, decorado con viñedos, vecino limítrofe de la bella Cuenca y de la quijotesca Ciudad Real.

Mucho me ha enseñado mi tierra, y por eso he aquí este post en mi blog. En Villanueva de Alcardete viví hasta los 17 años, dicen que la etapa más importante de la vida de una persona, al ser la que forja su personalidad y asienta su identidad.

De mis padres, y de las gentes del pueblo aprendí el valor del esfuerzo, del trabajo duro. “Solo trabajando se puede llegar lejos” siempre ha dicho mi padre, Cipriano Garrido. Mi madre, Marisol Rubio, que es del pueblo vecino de Saelices, en Cuenca, decía “hay que ver la gente tan trabajadora que hay en Villanueva”. El arraigo a las tradiciones culturales también es algo que me ha marcado, y ello lo extrapolo a la familia, a las raíces, a la esencia de tu origen. La hospitalidad, dicen que quien viene a Villanueva de Alcardete, se queda, de hecho uno de los eslóganes de esta villa es “Me quedo”. Y está comprobado que todo foráneo repite. Como maestra de amabilidad y atención tuve a mi madre, Marisol Rubio. Recuerdo decirle yo “mamá como anfitriona eres la number one” siempre mimando el detalle, ese trato natural hacia todos sin importar condición social ni característica ninguna, solo el mirar a los ojos como persona.

Y así me forjé en este humilde y erudito pueblo, y en estas tierras manchegas. Bien sabía el afamado don Miguel Cervantes el lugar que elegía para que paseara el ingenioso hidalgo don Quijote (de La Mancha). Convencida estoy de que no lo hizo al azar sino que fue su periplo por tierras castellanomanchegas lo que le llevó a  enamorarse de ellas, y querer darles visibilidad y prestigio a nivel mundial.

Famosos son también sus viñedos, aunque tal vez no con la notoriedad que merecen en cuyas razones no voy a entrar, pero sí en poner en valor proyectos muy interesantes que están demostrando que en La Mancha hay calidad, exclusividad e innovación. Y con esta máxima, y buen hacer nace Bodegas Marisol Rubio. Muchas son las personas que han apoyado esta iniciativa. Grandes críticos del mundo del vino, afamados periodistas y premiados restauradores a los que estoy sumamente agradecida, gente que hoy se han convertido en amigos, con la grandeza de la palabra “amigo”.

Adentrarme en este mundo me ha llevado a diferentes e interesantes reuniones, y en alguna ocasión he tenido que oír “tú no digas que tu vino es de La Mancha” porque no lo parece. Mi vino es de La Mancha, y siempre que me han entrevistado o me han pedido información así lo he dicho y seguiré luchando, como están haciendo muchísimos agricultores y agrupaciones de la zona por demostrar y dar a conocer los grandes vinos manchegos. Nuestros viñedos siempre he indicado que están en Villanueva de Alcardete (Toledo) donde desarrolla su agricultura mi padre, el gran artífice de lograr estas maravillosas uvas. Y estoy muy orgullosa de ello.

He visto a mi progenitor dejarse la piel en el campo, no pensar jamás en cantidad sino en calidad. Contrario a muchas filosofías su afán nunca ha sido coger kilos sino que sus viñas dieran el mejor fruto. Y este esfuerzo y esta forma de razonar, tarde o temprano, como bien marca la vida, se tenía que ver compensada. Y por eso nace este proyecto Bodegas Marisol Rubio para convertir en “poesía”, parafraseando a Robert Louis Stevenson el fruto de esas viñas, llevando el nombre de nuestro Sol: Marisol Rubio.

“Pensar en local y actuar en global” es una de las frases de cabecera que siempre me han acompañado. Y mientras sigo con este proyecto que afortunadamente tantas alegrías nos está trayendo, bañado de pasión y de esfuerzo, me encanta andar por La Mancha. Recorrer sus calles, esas que mi madre, Marisol Rubio, paseó durante más de 40 años, porque de ellas siempre aprendo algo. Salir a sus campos me devuelve el atractivo de lo real. Una tierra cargada de amor, porque “donde hay vino hay amor”, como rezaba el texto con el que inauguré este blog.  

Una tierra por valorar, por descubrir, por disfrutar, un lugar al que a todos vosotr@s, mis lectores, os invito a conocer. Salud!!!!

IMG_9246

Piedad Garrido

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email